Cómo enfrentar con éxito un procedimiento de discrepancia fiscal y no morir en el intento.

De Julio César Flores Calixto

 

¿Qué es la discrepancia fiscal?

 

El Artículo 91 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta (I.S.R.), establece que las personas físicas podrán ser objeto del procedimiento de discrepancia fiscal cuando se compruebe que el monto de las erogaciones en un año de calendario sea superior a los ingresos declarados por el contribuyente, o bien a los que le hubiere correspondido declarar.

 

Se considerarán erogaciones en este procedimiento:

  • Los gastos;
  • Compra de bienes;
  • Depósitos en cuentas bancarias;
  • Depósitos en inversiones financieras;
  • Depósitos en tarjetas de crédito;
  • Préstamos y donativos en el caso de que no se declaren o se informen a las autoridades fiscales.

 

Las anteriores erogaciones se presumirá que son ingresos, cuando quienes las realicen no estén inscritas en el Registro Federal de Contribuyentes (R.F.C.) o no presenten las declaraciones que les correspondan, en este caso las autoridades fiscales los inscribirán en dicho registro en el régimen general de las actividades empresariales y profesionales.

 

En el caso de asalariados que no estén obligados a presentar declaración anual, se considerarán como ingresos declarados los manifestados por los sujetos que efectúen la retención.

 

No se tomarán en consideración para determinar la discrepancia fiscal:

 

  • Los depósitos que el contribuyente efectúe en cuentas que no sean propias, cuando se demuestre que dichos depósitos se hicieron como pago por la adquisición de bienes o de servicios, o como contraprestación para el otorgamiento del uso o goce temporal de bienes o para realizar inversiones financieras;
  • Los traspasos entre cuentas del contribuyente o a cuentas de su cónyuge, de sus ascendientes o descendientes, en línea recta en primer grado.

 

Los ingresos que determine la autoridad, netos de los declarados, se considerarán omitidos por la actividad preponderante del contribuyente o, en su caso, de los demás ingresos que perciba como persona física contemplados en la Ley del Impuesto Sobre la Renta (I.S.R.).

  

Para ilustrar con un ejemplo lo antes mencionado, podriamos suponer hipotéticamente la actividad de un profesionista en pleno ejercicio de su profesión y que como único ingreso manifiesta percibir anualmente $120,000.- y vive en una casa particular valuada en $10,000,000.- que pagó y adquirió en los últimos dos años, se encuentra inscrito ante el IMSS con el salario mínimo, además de que sus hijos acuden a colegios particulares, posee uno o varios automóviles último modelo y tiene servidumbre, en este caso podría presumirse que no está declarando su ingreso real ante el SAT, el IMSS e INFONAVIT, a menos que pudiera demostrar que ha recibido una herencia o haber obtenido un premio de la lotería o el Sorteo Tec, lo que se antojaría muy poco probable.

 

¿Cuál es el origen de este procedimiento?

 

Este procedimiento es una aplicación del método indiciario para la determinación de créditos fiscales conocido como “teoría de los signos de riqueza externa”. Este método indiciario fue utilizado por la Hacienda Francesa desde antes del inicio de la segunda guerra mundial y que posteriormente fue incorporado a su legislación. En términos generales consiste en valuar los elementos, bienes o indicios que dándoseles un valor económico y cotejado con el ingreso declarado, pueden hacer presumir, con cierta aproximación, cual es el comportamiento del contribuyente ante el fisco.

 

Cabe mencionar que este método hasta hace un tiempo era muy difícil de aplicar en Latinoamérica, pero debido a las medidas establecidas en la reforma hacendaria 2014 con relación a la obligación dictada al sistema financiero mexicano de inscribir ante el R.F.C. a toda persona que tenga una cuenta o crédito bancario, la entrada en vigor de la facturación y recibos de nómina electrónicos, el buzón tributario, el nuevo régimen de incorporación, así como, a la promulgación de la llamada ley antilavado y la reforma financiera, ahora puede ser muy factible la aplicación de un método indiciario, ya que la información sobre las erogaciones efectuadas por los contribuyentes y personas no registradas ante el R.F.C. podrán ser fiscalizadas de manera electrónica por el SAT, como lo indica el Artículo 42 Fracción IX, 53-B y 53-C del Código Fiscal de la Federación (C.F.F.).

 

¿Cómo procederá la autoridad?

 

Para conocer el monto de las erogaciones y depósitos, las autoridades fiscales podrán utilizar cualquier información que obre en su poder, ya sea porque conste en sus expedientes, documentos o bases de datos, o porque haya sido proporcionada por un tercero u otra autoridad.

 

Como lo establece el artículo 91 de la Ley del ISR, las autoridades fiscales procederán como sigue:

 

I. Notificaran al contribuyente, el monto de las erogaciones detectadas, la información que se utilizó para conocerlas, el medio por el cual se obtuvo y la discrepancia resultante;

 

II. Notificado el oficio a que se refiere el punto anterior, el contribuyente contará con un plazo de veinte días para informar por escrito a las autoridades fiscales, contados a partir del día siguiente a la fecha de notificación, el origen o fuente de procedencia de los recursos con que efectuó las erogaciones detectadas y ofrecerá, en su caso, las pruebas que estime idóneas para acreditar que los recursos no constituyen ingresos gravados. Las autoridades fiscales podrán, por una sola vez, requerir información o documentación adicional al contribuyente, la que deberá proporcionar en el término de quince días contados a partir del día siguiente a aquel en que surta efectos la notificación de la solicitud respectiva, en los demás casos;

 

Los plazos a que se refiere este inciso, se podrán ampliar por las autoridades fiscales por diez días más, cuando se trate de informes cuyo contenido sea difícil de proporcionar o de difícil obtención previsto en el artículo 53, inciso c), del Código Fiscal de la Federación;

 

III. Acreditada la discrepancia, ésta se presumirá ingreso gravado y se formulará la liquidación respectiva, considerándose como ingresos omitidos el monto de las erogaciones no aclaradas y aplicándose la siguiente tarifa prevista en el artículo 152 de Ley del ISR, al resultado así obtenido.

 

¿Cómo se determina la discrepancia fiscal?

Ejemplos en los que existiría una discrepancia fiscal por parte de una persona física, cuando:

 

  • Reciba depósitos de terceros por ingresos de actividades empresariales no registradas en el R.F.C.;
  • Reciba remesas en su cuenta bancaria de sus familiares que trabajen de manera legal o sin permiso de trabajo en el extranjero y que no cuenten con un número ITIN en el caso de las personas que residan en los Estados Unidos de América o no se encuentren registrados en el padrón de contribuyentes del país en que residan;
  • El empleador no registre ante el IMSS e INFONAVIT a la persona física con el salario diario integrado real;
  • Realice operaciones con tarjeta de crédito para el pago de gastos, adquisición de bienes a nombre de un tercero;
  • Realice inversiones financieras a nombre de un tercero;
  • Obtenga otros ingresos o realice erogaciones registrados en la cuenta personal del contribuyente derivados por la celebración de ciertos contratos civiles o mercantiles.

 

Es importante mencionar que los ejemplos antes mencionados son solo de carácter ilustrativo más no limitativos o definitivos, ya que se deben tomar en consideración las resoluciones tomadas por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa de casos específicos sobre procedimientos de discrepancia fiscal ejecutados por la autoridad.

 

¿Cómo es sancionada la discrepancia fiscal?

 

El artículo 109 del código fiscal de la federación se reformó en lo referente a la discrepancia fiscal, estableciendo que a partir del 2014, todas las personas físicas que no comprueben el origen de la discrepancia conforme lo establece la Ley del I.S.R., serán sancionadas con penas del delito de defraudación fiscal.

 

¿Qué puede hacer un contribuyente en caso de ser sujeto de un procedimiento de discrepancia fiscal y no estar de acuerdo con el oficio de observaciones o la resolución provisional de la autoridad?

 

El contribuyente podrá solicitar, de forma gratuita, ante la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon), el que se inicie un procedimeinto para adoptar un acuerdo conclusivo. Como parte de la Reforma Hacendaria 2014, la Prodecon publicó en el DOF del 27/12/2013 los Lineamientos respectivos para regular dichos acuerdos.

 

Estos Acuerdos tienen por objeto que la Prodecon facilite la solución anticipada de las desavenencias que, durante el ejercicio de las facultades de comprobación, puedan surgir entre contribuyentes y autoridades fiscales.

 

Dichas diferencias deberán versar sobre los hechos u omisiones consignados por las autoridades revisoras durante el ejercicio de las facultades de comprobación y sobre los cuales, los contribuyentes manifiesten su desacuerdo. El Acuerdo será definitorio y tendrá por tanto el carácter de conclusivo en cuanto a los hechos u omisiones sobre los que verse.

 

Para que el contribuyente, sujeto al procedimiento de comprobación, pueda solicitar la adopción del Acuerdo Conclusivo, es necesario que la autoridad revisora haya consignado alguna calificación sobre hechos u omisiones, dentro de aquél procedimiento, que pueda entrañar incumplimiento de las disposiciones fiscales.

 

**

 

Para concluir este artículo, incluimos un video producido por la FCA-UNAM  del programa Fiscal.com, en el que participa un representante de la Prodecon y dos especialistas fiscales tratando sobre los temas de discrepancia fiscal y los acuerdos conclusivos contenidos en la Reforma Hacendaria 2014.

  

* * * 

 

 

Si desea una consulta personalizada o asesoría en materia contable o tributaria, siéntase con toda la libertad de contactarnos sin compromiso.

 

 

Julio César Flores Calixto

Contador Público & Especialidad en Fiscal

Cédulas Prof. No. 2636589 y 3444331

"Quiero más información"
¿Te gustó lo que leíste? ¡Compartelo con tus amigos!

Escribir comentario

Comentarios: 0